PEQUEÑAS COSAS

Si en su momento soltamos sapos y culebras, hoy toca fumar la pipa de la paz y reconciliarnos con el mundo. De ahí que no vengamos con un pan debajo del brazo sino con una lista de pequeñas cosas que nos encantan.

  • Los regalos porque sí.
  • Las sábanas blancas de hilo de toda la vida (las que se rompían).
  • Los pinchos de morro en Fuentes Blancas.
  • La sensación tras hacer los estiramientos mañaneros.
  • Pasear por la calle y descubrir a una cantante entonando el Panis Angelicus.
  • Levantarse cuando el cuerpo lo considera oportuno.
  • Imaginar las experiencias de las personas que acudían en sus primeros momentos a los templos prerrománicos.
  • Las verbenas de los pueblos.
  • El humor negro.
  • Las casualidades.
  • El segundero de los relojes del metro de Bilbao.
  • Comer a mesa puesta.
  • Estar en un local y que suene tu canción favorita.
  • Ver amanecer tras una interesante noche.
  • Hablar con desconocidos.
  • Levantar la vista y descubrir un edificio maravilloso.
  • Que los parroquianos del bar de abajo te den conversación desplegando antiguos modos porque eres mujer.
  • Preguntar por una dirección concreta a alguien y que se vaya uniendo gente con versiones diferentes.
  • Volver a casa de madrugada y que haya sobras de la cena.
  • Tomar el vermú los domingos antes de comer.
  • Que un día radiante se cuele por las rendijas de la persiana.
  • Siestas de 15 minutos.
  • Perderse por el monte en bici.
  • Llorar de risa.
  • Recibir una llamada de un amigo al que habías perdido la pista.
  • Percibir en el otro una mirada cómplice.
  • Que broten las semillas que has plantado.
  • Mirar los bolsillos de los pantalones antes de meterlos a la lavadora y encontrar algo que te recuerda lo bien que lo pasaste aquel día.
  • Despertarte por la mañana y oler el desayuno que te espera.
  • Recordar viejas anécdotas de juventud con los amigos.
  • Escuchar a los mayores contar historias del pasado.
  • Encontrarte por sorpresa con un amigo y que alguno acepte la propuesta: “¿Tienes prisa? ¡Vamos a tomarnos algo!”
  • Notar un golpe en la pierna. Bajar la mirada y ver que un niño, jugando al escondite con su padre, se ha aferrado a tu pierna.
Anuncios

~ por labea en 10 junio, 2011.

4 comentarios to “PEQUEÑAS COSAS”

  1. Pero que maravilla de lista. Me vas a poner una de cada para llevar….. (Y de morro en fuentes blancas y llorar de risa 20 ó 30)
    😉

  2. Me apunto a todas y cada una de estas pequeñas cosas, y permítanme añadir esas tardes de café con las amigas y los besos y abrazos inesperados. 😀

  3. Pasear por la calle y descubrir a ocho cantantes entonando el Pange Lingua

  4. Me encantan sus comentarios dejando escrito para la posteridad virtual lo mucho que tenemos en común, y con ello, el veranito que vamos a pasar haciendo rutas para descubrir el arte escondido y las mejores verbenas de la provincia, con paradas en el camino para repostar en míticas tabernas (sí, de ésas asquerosas que me gustan a mí) en las que poder emular viejas glorias entonando tremendos éxitos como el Amor de hombre o Por el puente de Aranda (se tiró, se tiró). De momento les emplazo a los primeros ensayos+pincho en Fuentes Blancas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: