S.L. (sociedad limitada)

Sujeto A: treinta y tres años. Perfecto. Su trabajo indefinido con gran proyección de futuro, de lunes a viernes de 8 a 15:00. Su espectacular novia de mechas rubias y estilismo Inditex. Su estupendo dúplex céntrico. Su flamante vehículo de gama media-alta. Sus dominicales visitas a la familia, con paella de marisco en el plato. Su plasma colgado en la pared. Su encanto en el trato con la gente, su atractivo engominado, su extensa red social, sus Botticelli con hebilla de plata y punta cuadrada. Sus ganas de seguir siendo un triunfador.

Sujeto B: treinta y tantos. Sobrevive con los trabajos que van saliendo aquí y allá, esposado a la temporalidad. Soltero desde aquella morena del verano del 2005 de la que aún quedan retazos. Reside en el domicilio familiar. En su habitación tiene un ordenador. Algunos de sus amigos están casados. Le gusta tomarse unas cervezas con los colegas para desconectar. Cuando le preguntan por su situación desvía la mirada y dice “bueno, vamos tirando”.

El sujeto B ha tenido un día horrible. Parece que todo el mundo se ha puesto en su contra hoy. Todo ha salido mal, en todos los aspectos. Se han reavivado viejos grandes problemas mal resueltos en su momento. Se ha sentido sólo. Ha tenido la injusticia frente a frente, la indefensión en el bolsillo delantero y la indiferencia ajena en el trasero. Ha sentido el peso del mundo sobre él.

A las 21:10 ha llegado a casa, ha cenado algo, ha procurado no cruzar palabra con nadie, y se ha puesto el pijama. Tras varios minutos dando vueltas ansiosas en la cama, se ha asomado a la ventana de su cuarto a echar un cigarro.

“Joder, qué mierda, menos mal que ya se ha acabado… Qué día, joder… todos tocando los cojones, y encima yo tampoco he estado muy fino. Hoy no debería haber salido de la cama, porque para cagarla en el curro como la he cagado, casi mejor no haber ido. Y mañana a seguir dando explicaciones sobre la cagada en la reunión semanal de equipo, y aguantar al jefe comiéndome la oreja durante el descanso. Cuándo llegará el día en que pueda ponerme de autónomo, independizarme y llegar a casa sin tener que escuchar que tienes muy mala cara, que te ha tenido que pasar algo… Pues claro que me ha pasado algo, ¡me ha pasado todo y me siento una puta mierda!. Y estos encima poniendo excusas para no quedar a tomar una…

Seguro que si estuviera aún con María ya me hubiera hecho sonreír. Pero claro, después de lo que pasó, quién se atreve a llamarla. A ver si en el móvil…

Ana. Es maja, y muy guapa, pero aún no sé de qué palo va. Igual la digo algo y se descojona, ella y sus amiguitas.

Bego. La amiga de mi hermana pequeña… Bah, paso de líos raros y más aún con chiquillas. Aunque la verdad es que está buena…

Carmen. ¿Quién es ésta?. La borro.

Carolina. No me atrevo a decirla que se venga a dormir. Me cae demasiado bien, no podría decirla que hoy necesito no dormir solo. Es como mi hermana. ¡Sería incesto!

Diana. Tiene novio.

Lara. Uf, menuda loba, como para pedirla un abrazo..

Laura. Podría probar, pero no tengo tanta confianza con ella.

Natalia. Uy, la de la minifalda de hace dos sábados en el Huerto. Qué va, menuda jarta. Ésa es para lo que es y punto.

Vero. No, ni de coña. Capaz de soltarme su rollo de que me tengo que echar una novia formal, que esto no me pasaría si dejara de picar los fines de semana… ¡cómo si no pusiera todo de mi parte!. Estoy hoy como para escuchar sus historias..

Sara. Buah, la ex de Paco…

¿Será posible que me vaya a costar menos dar con una tía para follar, que con alguien que me dé un poco de seguridad con cuatro caricias antes de dormir?

polución

La sociedad es la culpable

Anuncios

~ por labea en 12 octubre, 2009.

6 comentarios to “S.L. (sociedad limitada)”

  1. Los fines de semana porque es fin de semana el cariño queda aparte por eso de la fiesta-fiesta y el disfrutar. De lunes a jueves/viernes (escoja según su horario laboral) porque es entresemana el sexo se posterga para cuando no haya que madrugar. Así que los fines de semana se folla por follar (el/la que pueda, claro) y entresemana si hay cariño es cariño cansado.

    Y luego está quien busca cariño para su autoestima y acaba con sexo que infla su ego por la noche para luego al día siguiente desinflarlo y rebajar más aún su autoestima.

    Joé, por lo que a mí me toca – y que creo que he ‘colaborado’ algo en la publicación de esta entrada – me doy cuenta de que estamos todos más necesitados que nada ;-P
    Habrá que montar una ONG para que todos aprendamos a darnos cariño. Nada de “Free Hugs” o cosas de esas a lo yanky que son pan para hoy y hambre para mañana. Expresarnos a los demás sin palabras. Sólo mirando, tocando y sonriendo bobaliconamente. ¿Alguna idea de nombre?

    Muy bueno lo de que a uno le queden retazos de una morena de un verano. Me identifico 😉

  2. Lo confieso. Usted es culpable. Su entrada (que pongo aquí para don Ulthar http://www.seriezeta.com/k/cotidianik/electricidad) me recordó que tenía el texto pendiente desde hacía medio año entre los borradores, pero las dudas sobre si para sus compañeros de género existe algo intermedio entre el jincamiento total y la amistad sin tacto, me habían impedido terminarlo.

    Pero seamos realistas, es triste que cuando necesitamos un poco de cariño las normas sociales nos lo pongan difícil o imposible, pero no es menos triste saber que ni usted ni yo ante esa necesidad llamaremos a nadie, ni nadie nos llamará a nosotros.
    Nos quejamos de lo que nosotros provocamos que sea así.

    Y todo esto con el agravante de que su agenda estará bien nutrida de teléfonos de mozas…

    😀

  3. Pero si el sujeto B tiene la agenda llena de mujeres… ¿De qué se queja? Así lo único que conseguimos es desprestigiar a los auténticos fracasados como yo!

    Llamadme cínico, pero yo creo que el sexo está sobrevalorado, sobretodo teniendo en cuenta todo el porno que hay por internet. Yo ya me he liado 150 veces con Eva Mendes y no he tenido que soportar llevarla de compras. Además dentro de poco nos implantarán los chips cerebrales y podremos meternos en la piel de Rocco Sifredi sin miedo a dislocarnos la pelvis.

    Por cierto, ya he leído el artículo del Señor K. (el enlace no va, pero como soy muy listo he quitado la última barra que sobra), y salvo que literalmente vaya de electricidad (que no parece), no sé que tiene que ver conmigo.

  4. Y que tal un término medio? Ni todos los treintañeros con trabajo fijo, independientes y pareja son felices como perdices, ni todos los solteros que viven en casa de sus padres estan amargados, hay mucha gente que vive genial sin responsabilidades ni pareja fija, saltando de flor en flor y viviendo a cuerpo de rey en casa de papa y mama. Quizás haya mucha mas gente de las que os imaginais…

  5. Puesto que Anix es toda una “Sujeta A”, su comentario queda totalmente invalidado.

    😀

    Y el de don Ulthar, por llorón, puede correr la misma suerte…

  6. Sólo tengo un comentario que hacer al respecto a lo dicho por la doña, jope!!!!! 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: