GÁRGOLAS

Intentando abandonar mi condición de gusiluz, con ese blanco brillante que luzco en la piel conseguido a base de no tocar la arena desde que era niña, me dispuse a buscar una playita cercana en la que extender arrobas al sol. Comencé buscando entre esos típicos arenales familiares a los que vas con un libro, pero el constante ir y venir de gente a tu alrededor deshace tu concentración. Te enchufas al mp3, pero los niños de la familia de al lado gritan más que Ian Gillan. Te tumbas panza arriba con la esperanza de echar una siestina, pero te golpea la cara una pelota azul de Nivea (y los niños que van detrás de ella te pasan por encima). Un horror, vaya.

Cambié de plan, y me pasé al modelo de playa pequeña y recogida. El primer día fui con la cámara de fotos, para tener algo con lo que alimentar visualmente este blog, y de paso ver si me congratulaba el espacio. Una vez allí en realidad muchas fotos no hice, más que nada porque cada vez que apuntaba (daba igual dónde me pusiera) me aparecía un tipo desnudo tripa arriba en el objetivo, y no me parecía propio fotografiar aquel “cuadro flamenco”, que diría mi abuela.

Enarbolando ese gran lema para todos aquellos turistas que vienen a la piel de toro a desfasar (“aquí no me conoce nadie”), en la playica me planté la jornada siguiente, escasa en triquinis, buscando esa paz, esa calma, y esa comunión con los elementos y la naturaleza de la que me habían hablado nudistas ya consagrados.

azkorri-vista2.jpg

Sin lugar a dudas, una de las experiencias más asquerosas de mi vida. Digamos que la playa tiene dos partes diferenciadas, obviando que la parte izquierda es nudista: la de poner la toalla en la arena, y otra detrás de hierba, que sirve estupendamente para pasear, porque no hay nadie ni nada allí. Curiosamente, toda aquella persona que quiere recorrer la playa lo hace no por la arena ni por la hierba, sino por la zona intermedia, donde está la mayor concentración de piel expuesta por metro cuadrado.

Alguno está pensando que se me va la olla… Puede ser, pero yo dejé de pensar que era problema sólo de mi percepción cuando un señor ataviado con el uniforme de señor (pantalón de pinza caqui y camisa de manga corta, a rayas y bien planchada por su señora esposa, 65 años apróx.) pasó muy cerca y estuvo parado unos veinte minutos mirando “el paisaje”. Se ve que no elegí bien el sitio porque además de aposentarme en un gran “mirador”, planté mis bártulos cerca de una moza con una belleza muy del gusto de los años 60, así que el señor en cuestión pasó, (la) repasó, y volvió a pasar, y otra vez… A punto estuve de decirle que dejara algo para mañana, pero sin sostén una se siente también sin autoridad.

Llamó mi atención luego un cuarteto compuesto por una señora que iba enseñando el paisaje a una pareja y a su hijo adolescente. Bueno, en realidad se lo enseñaba sólo a la pareja, porque tengo la sensación de que el chaval no se había visto en otra parecida, y no daba abasto a plantar pares de ojos sobre pares de… mozas. Lo curioso es que, e insisto en la idea, podía haberles enseñado la playa paseando por la arena, con las olas fresquitas golpeándoles los tobillos, o por la zona de hierba… pero no, prefirieron hacer zigzag entre la gente (?). Lo estoy viendoazkorri-bola2.jpg venir, dentro de poco pondrán autobuses de dos pisos sin techo y guías turísticas con megáfono en mano (que no sean los de las fiestas, por favor, por favor…): a su derecha par de pechos turgentes talla 95 sobre esterilla con ribetes verdes, a su izquierda grupo de mediana edad y nalgas blancas, no dejen de admirar al fondo el grupo de mozuelos recién salidos del agua camino de las duchas… (léase con voz de guía o tapándose la nariz).

Me faltó ver, aunque ya me habían comentado que se camuflan muy bien entre las rocas del acantilado y es complejo su avistamiento, los típicos personajillos que, tomavistas en mano, “disfrutan del paisaje” ahí colgados…. Es lo que en casa hemos pasado a denominar como “gárgolas”.

Ni que decir tiene que el tránsito de los míticos tipos con bañador y gafas de sol tupidas es constante (muy constante… ¡¡constantísimo!!), y pasan tan cerca (los cristales de las gafas no deben ser graduados) que si te despitas un poco, te pisan la cabeza (y esto es verídico).

Vamos, que me han quedado pocas ganas de repetir experiencia, o más bien ninguna. Es más, creo que he descubierto que tengo alma (y educación) de ir a la playa sólo con bañador de cuello alto.

PD: tojó tojó

Anuncios

~ por labea en 2 agosto, 2007.

2 comentarios to “GÁRGOLAS”

  1. Hola. Me empuja a dejar un comentario el video que enlazas de Triana. ¡Mondié!, ¡Qué recuerdos!.

    Sobre la temática, comentar que una vez monté un pollo descomunal en una playa asturiana. Verás: estabamos con unos amigos y los niños eran muy niños. Todos al aire. Decidí recubrir un poco el paisaje y me acerqué a un mesón a por una botellina de sidra. ¡Cual fue mi sorpresa!. Un personajillo, como tú dices, haciendo fotos con un objetivo que no me cabía en el ojo. Mi amigo y yo levantamos la liebre y discutimos con el sujeto hasta casi llegar a las manos. Mi mano izquierda nos salvó de entrar en un túnel sin salida definida. Saqué el movil y amenazante le advertí que tú de aquí no te mueves hasta que llegue la Guardia Civil. Te voy a denunciar por pederasta y te van a poner el culo como un tomate.

    Fue efectivo, el personajillo casi llorando nos entregó el carrete, aunque no creo que aprendiera la lección. Este vuelve.

    a mí realmente me da igual. Me inquieta el tema de los niños. La cámara fotográfica puede ser un arma de hacer daño.

    saludos. Te sigo.

  2. Jodó…

    Déjese clonar. Desde que David Hasselhoff se quitó, necesitamos nuevos vigilantes de la playa.

    😛

    PD: está mal que lo diga yo, pero de verdad, a veces dan ganas de sacar la mano derecha a pasear, ¿eh?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: