MI RECONCILIACIÓN CON FREIRE

Llamó el otro día una amiga a la que hace mucho que no veo, y entre una cosa y otra, acabamos hablando sobre nuestro presente, nuestro futuro… En un momento de exaltación llegamos a cuestionar si hubiera sido mejor ser mujeres hace algunas décadas, cuando los caminos de la vida estaban muy claros: ser buena esposa, buena madre, y vacaciones en Torremolinos. ¡Ojo!, que no digo que esa vida fuera más fácil o feliz, ni que prefiera volver al río a lavar la ropa, ni a tener que pedir permso a mi padre o marido para hacer cualquier cosa… sólo que entonces estaba claro lo que tenías que hacer, y hoy parece que no tanto.

Aunque mi generación haya nacido ya en Democracia, tengo la impresión de que hay una parte de la desorientación juvenil actual que procede del no haber sido educados para saber ser libres, para desarrollar una capacidad crítica ante la elección, la creación…. De hecho, no recuerdo a casi ningún maestro que hiciera algo distinto de entrar en clase, soltar el tema, algún tirón de oreja o colleja, y salir del aula al sonar el timbre.

Ahora, en principio, puedes elegir y hacer tu camino, pero tomar decisiones es duro, y ser libre, a veces, cuesta. Pero claro…. tengo que triunfar en el plano profesional, y tengo que cuidar de que no se me pase el arroz para la maternidad, y tengo que estar estupenda físicamente, y tengo que…

De pequeña quería ser un niño, ahora que he crecido creo que me da miedo (llegar a) ser mujer.

PD: Dicen mis apuntes que estamos en la sociedad del riesgo. Visto lo visto, yo me atrevo a decir que ésta es la sociedad de la ansiedad, o de los ansiolíticos (los que toma hoy cualquier mortal).

PD2: yo venía a hablar de Freire, aunque casi mejor que lo haga él:

 

“Estar en el mundo sin hacer historia, sin ser hecho por ella, sin hacer cultura, sin “tratar” su propia presencia en el mundo, sin soñar, sin cantar, sin hacer música, sin pintar, sin cuidar de la tierra, de las aguas, sin usar las manos, sin esculpir, sin filosofar, sin puntos de vista sobre el mundo, sin hacer ciencia, o teología, sin asombro ante el misterio, sin aprender, sin enseñar, sin ideas de formación, sin politizar no es posible”.

Foto: André Koehne

Anuncios

~ por labea en 21 junio, 2007.

3 comentarios to “MI RECONCILIACIÓN CON FREIRE”

  1. Cambia el “tengo que” por el “deseo”. El error es pensar que el triunfo está en lo que nos dicen y no en lo que queremos.
    Yo, que sí recibí la educación heredada de la postguerra te puedo decir que la desorientación actual no la genera más que el mercado, que nos hace dependientes, efímeros y volubles. Apartándose cinco centrímetos de su línea viviremos mejor sin dejar de estar en el presente.
    Te veo baja de tono: necesitas unas vacaciones. ¡Ánimo!

  2. Ese Freire y su educación liberadora, cuanta falta nos hace.

  3. Cierto.
    Seguro que un repasillo de vez en cuando a la “utopía” esperanzadora podría reorientarnos… poner en el punto de mira los valores que se desprenden del sistema económico, que se nos han colao hasta la cocina…
    y sí, necesito unas vacaciones (¡gracias Pedro!). De hecho casi casi tengo destino ya (próximas entradas en este blog).:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: