TELE-PIZZA, TELE-PATíA, TELE-VISIÓN, TELE-PORQUERÍA

Haciendo caso de esos grandes expertos que recomiendan despegarse del libro objeto de estudio de vez en cuando, me aproximo a la tele y con poca decisión la enciendo (¿dónde está el mando?).

Un canal cualquiera me vale, total, sólo es para acompañar al bocata de la merienda, un ratín nada más, así que.. venga, éste mismo, que tiene muchos colorines y hay mucha gente.

Bueno, pues me he enterado de que mientras yo pierdo la juventud en mi particular enclaustramiento estudiantil, un tipo de cuyo nombre no quiero acordarme se ha tirao a una, que a su vez se dejaba caer en el programa que se aproximaba mucho a una moza. A otra tipa se la ha reventao una teta, bueno, una prótesis se la ha roto y la otra tenía escapes. A otro mozuelo le ha dejado la novia por asuntos de cuernos, y ella ahora anda con dos…

He visto a Juanito Oiarzabal (¿por qué no se le llama Juan?) supermoreno en una isla en la que las mujeres cumplen a rajatabla el estereotipo de tomar el sol, malmeter y enseñar bikini mientras ellos cazan, recolectan frutos, se construyen casas…

¿Y qué hago yo? pos sentirme mal. Culpable por ver esas chorradas, por hacer un descanso de más de diez minutos, por ver los aprovechamientos de la juventud de otros y hacer comparaciones, y por… buff.

 

PD: jo, y encima ya no dan Gran Hermano.

Anuncios

~ por labea en 7 junio, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: